Adios al quinteto campeón

 
Aunque nadie quiere dejar de celebrar, ni de recordar la gran jornada del pasado domingo, es momento de convertir este dulce presente en historia y mirar hacia adelante. Dejar atrás la resaca de la fiesta y planificar el futuro del CDV, considerando que varios de los que nos dieron la mayor alegría de los últimos años no seguirán en el club. Hasta ahora, habría más bajas que altas. La puerta de salida está abierta, se avizora un éxodo masivo, por lo que veremos una cara muy distinta del equipo para lo que viene.
 
Preocupa, porque costó mucho armar un equipo que reencantara al público valdiviano y que, a la postre, volviera a ser protagonista. Y que volviera a ser campeón, tras 14 largos años. 
 
Este 2016 que arrancó de tan óptima manera, viene con varios desafíos deportivos para el CDV: la Liga Saesa, la defensa del título en la LNB y la participación en la Liga Sudamericana de Básquetbol (LSB). Para enfrentarlos, el DT Juan Manuel Córdoba ya tira líneas, decide quiénes se quedan y quienes deben partir (estos últimos, no pocos) y especialmente elegir con pinzas los refuerzos para la temporada. Antes de partir a sus vacaciones en España, el rosarino conversó el tema con el presidente Carlos Kusntmann.
 
El choque es claro: las pretensiones deportivas del coach versus las trabas económicas planteadas por el directivo. En medio de todo eso, las expectativas de la hinchada, que seguramente quiere que el equipo se mantenga como protagonista de cuanto torneo enfrente el equipo albirrojo. Darle en el gusto no será tarea fácil.
 
Sin las cinco puntas de la estrella
De partida, el quinteto titular del reciente título no estaría para la próxima liga sureña, que arranca en abril. Así que el juego, la estructura, y la magia que entregaron Erik Carrasco, Sebastián Suárez, Arnold Louis, Durrell Summers y Claus Prützmann de ahora en más serán sólo un maravilloso recuerdo.
 
Carrasco maneja varias opciones, debe poner sobre la balanza la oferta de club y la de quienes quieren llevárselo. Su contrato venció el 28 de febrero y antes de irse de vacaciones a Santiago y Estados Unidos se sentó a conversar con representantes del CDV, que escucharon sus pretensiones y le hicieron una oferta. "Cachete" también debe pensar en frío su situación familiar, antes de tomar un decisión. Provincial Osorno, el club que lo vio nacer, lo quiere de vuelta. Una parte de la directiva del CDV es temerosa de costear su sueldo durante todo el año; otros consideran que vale lo que cobra, que cada peso se justifica por lo que juega y lo que hace jugar al equipo.  
 
El "chapa" volverá a Estados Unidos, donde se ha desarrollado como jugador y estudiante en los últimos años. Sabe que ahí puede seguir compitiendo al nivel que a él le gusta, que sólo en el extranjero están las reales exigencias, como lo ha declarado en más de una oportunidad. Y por eso también, para el segundo semestre su prioridad es encontrar un club en Europa. Sólo si no lo consigue, volverá a Chile. Si lo hace y pese a que varios equipos nacionales lo quieren en sus filas, ya se comprometió con vestir de albirrojo nuevamente. De ser así, de cumplir su palabra, la idea es repetir la fórmula de 2015: que juegue algunos partidos de temporada regular en la Liga Saesa, los suficientes para poder jugar el Top 4, antes de enfrentar las ligas Sudamericana y Nacional.
 
Sebastián "Chapa" Suárez vuelve a Estados Unidos. Y tras algunos meses en Norteamérica, las opciones son dos: Europa o el CDV.
 
La pareja extranjera del CDV, con la que tanto costó dar y que cuando se conformó dió solidez, gol y juego de equipo, también dice adios. De partida, la Liga Saesa se juega sólo con jugadores nacionales y por eso están obligados a buscar un nuevo destino. Seguramente, no les costará encontrar equipo, más con lo que se valorizaron en Valdivia. Recién en septiembre arranca la próxima temporada de la LNB y a esa altura, es altamente improbable que estén libres para volver a traerlos. A menos que se les amarre desde ya. En todo caso, Manu Córdoba no dramatiza al respecto, y asegura que los extranjeros que lleguen se elegirán considerando lo que el plantel necesite tras estructurarse la base de nacionales.
 
La situación de Prützmann es especial. Llevaba un tiempo retirado del básquetbol cuando recibió el llamado de Córdoba, costó un tiempo convencerlo primero y que se pusiera a punto después. Pero volvió, rindió bien y le dio al equipo lo que necesitaba dentro y fuera de la cancha. Cumplió con creces. Pero a sus 37 años, su intención es retirarse en lo más alto, campeón. Parecido a lo de Suárez, sólo volverá para disputar el Final Four de la Liga Saesa y cumplir su compromiso de defender al CDV en la LSB, antes de colgar las zapatillas de manera definitiva.
 
Del resto del reparto que logró el título, además de los jóvenes (como Santiago Soloudre y Cristóbal Talmar, entre otros) sólo Christopher Altaner tiene un lugar asegurado. El apodado "hombre araña" (porque hace daño con sus triples desde el rincón, explican) seguirá en el club y lo más probable es que ahora tenga más minutos en cancha. Se los ganó, qué duda cabe. Más incierto es el futuro para José Del Solar, Cristián Muñoz, Christian Von Bishoffshaussen y Hernán "Nano" Soto, quienes partirían por distintas circunstancias, básicamente buscando mayor regularidad. Antes, todos tienen una conversación pendiente con su entrenador. Pero no están del todo descartados y alguno de ellos podría quedarse, según las necesidades del equipo.
 
Los que hacen que el río suene
Ante este panorama tan poco alentador, la pregunta es una sola: ¿y ahora quién podrá defendernos? Córdoba ya ha movido sus contactos para traer de vuelta a Gerardo Isla. Y aunque muchos temieron que su reciente fichaje en Tomás de Rocamora, club del ascenso argentino, dejara en nada su llegada al CDV, lo cierto es que en dos meses más "Papita" cruzará la cordillera de regreso a casa.
 
Para el juego interno también hay otro que retornaría: el juvenil Felipe Haase, de gran rendimiento en el primer semestre del recién pasado año y que viene de jugar en el baloncesto colegial de los Estados Unidos, donde está becado. Volver al equipo del Calle Calle y a ser dirigido por Córdoba son sus motivaciones, además de estar cerca de la Selección Sub-18 que disputará el pre Mundial en julio, precisamente en el Coliseo "Antonio Azurmendy" y con el DT de Valdivia a la cabeza.  
 

Felipe Haase prepara su regreso a Valdivia.
 
Un base de nivel y un buen relevo son otras de las prioridades. Y gusta mucho otro con pasado albirrojo y que "Manu" crió de potrillo: Franco Morales, que tras ser campeón con Colo Colo en 2014 tuvo un año para el olvido en Tinguiririca de San Fernando (TSF). Si parte Erik Carrasco, sería el elegido para reemplazarlo, incluso a menor costo que el osornino. Falta también saber si TSF lo retiene o no. Otros más osados en el CDV sueñan con tenerlos a ambos. ¿Con qué plata? Esa es la cuestión. 
 
Buscar otro interno, o un alero fuerte, aparecen también como necesidades del equipo. Y el coach ya ha repasado nombres, considerando que varios clubes actuaron rápido, desde fines del año pasado, reclutando jugadores. Esto dificulta la tarea, porque quedan pocos agentes libres. Pero desde Talca llegaría el primer refuerzo confirmado: David González, ex Español.
 
A todo lo anterior se suma la petición del DT albirrojo de contar este año con un ayudante técnico. Es un tema prioritario. Ya tiene el nombre, un viejo conocido de sus tierras, y sólo falta la respuesta definitiva de la directiva.
 
Es el panorama de un plantel en que ni siquiera el utilero tiene asegurada su continuidad. Esto último no es broma. Hasta ahora, sólo Manu Córdoba y su preparador físico Leo de la Rosa tienen cupo asegurado en el CDV 2016. El resto, recién está por verse. 
 
Valdivia volvió a ser Valdivia. El CDV volvió a ser campeón. Pero todo indica que, al parecer, para bien o para mal, este año el CDV no volverá a ser el mismo. 
 
 
Diego Sáez M. - CDVweb

APOYAN AL CDV











@CDVBasket