Un DT que juega a dos bandas


Al terminar la última temporada, en medio de los festejos por el título conseguido por el CDV, el DT Juan Manuel Córdoba no sólo sacaba cuentas alegres o repasaba la extraordinaria campaña del equipo. También delineó la temporada que recién arranca y los refuerzos que necesitaba. No eran sólo basquetbolistas. También pidió un ayudante técnico.

Para Córdoba era prioritario. Lo necesitaba como apoyo en la conducción del primer equipo, para que tomara la dirección de la sub-17 albirroja, y para que lo releve cuando el rosarino deba dirigir a la Selección Nacional Sub-18, que en junio disputará el Pre Mundial en el Coliseo de Valdivia. Más que un capricho, era una necesidad. 
 
El club lo comprendió y el deseo fue condedido. Por eso llegó un hombre de su total confianza: su compatriota Guillermo Néstor Maurino, 37 años, oriundo de Sunchales (provincia de Santa Fe), tierra con tradición cestera y con dos clubes en la máxima categoría del básquetbol argentino, uno de ellos Libertad, que ha sabido de títulos nacionales y sudamericanos.
 
Precisamente en ese club Maurino hizo las divisiones inferiores, siguiendo la pasión por el básquetbol heredada de su padre. Pero luego se fue a estudiar Medicina a Rosario, donde jugó por dos equipos: Deportivo Constitución, además de Velocidad y Resistencia. 
 
Pronto debió elegir entre dos amores. Las exigencias de su carrera hicieron que el estudio fuera prioritario y dejó de jugar. Fue entonces que debió reinventarse para no alejarse de los parquets y se convirtió en asistente de director técnico. Ahí conoció a Manu Córdoba, del que fue ayudante en el club Ciclón. "Estuvimos dos años juntos y el segundo terminó con un campeonato. Pero al año siguiente, Manu se vino a Chile como ayudante de (Luis) Oroño", recuerda Maurino. 
 
Tras esa experiencia, estuvo casi tres años sin hacer nada de basket. Sólo se dedicó a su profesión de médico, primero en las divisiones formativas de Regatas Rosario, con el DT Adrián Bueres, amigo en común suyo y de Córdoba. En 2013 pasó al Club Deportivo Carcarañá, que disputaba el torneo Federal, en la tercera categoría del básquetbol argentino. 
 
También armó su propia clínica, donde ha atendido a grandes deportistas argentinos. Además, formó parte de la Fundación Lionel Messi. Y luego recibió el llamado de Manu para venirse a Valdivia. 
 
- ¿Porqué aceptaste el llamado? ¿Qué te sedujo para venir?
 
- La adrenalina de la competencia a nivel profesional, que no tiene comparación con otras cosas, incluso con mi profesión de médico. Yo había tenido una experiencia en el profesionalismo, en el torneo federal, que me hizo experimentar una sensacion nueva. Y como con Manuel somos amigos, compartimos la forma de trabajo y de vida, cuando me dijo que existía la posibilidad, no había mucho que pensar. Uno desea continuamente que salga una posibilidad y cuando esta se presenta, hay que agarrar el bolso y arrancar.
 
- ¿Sabías de la ciudad, del equipo?
 
- Sí, de Valdivia sabía porque vine dos veces, una el 2005 y otra el 2006. La primera cuando Manu era asistente tecnico y la segunda, ya con él como entrenador principal, para un cuadrangular final de Libsur en Castro. Así que conocía la ciudad, el Coliseo, la gente, que el público es muy fiel seguidor y va a la cancha. 
 
Después, en 2010, cuando Manuel estaba en la Selección mayor, estuve unos 15 días, para una gira de partidos amistosos ante Argentina. Así que conozco bien el medio y a varios jugadores chilenos.
 
- ¿Y Valdivia qué te parece? ¿Te agrada?
 
- Es una ciudad muy pintoresca. De la última vez que estuve aquí, hace diez años, no recordaba muchas cosas, pero me siento muy cómodo acá, me gusta la ciudad. 
 
- El clima es fregado acá...
 
- Cuando yo estuve acá, ambas veces fue en invierno, en julio... pero bueno, yo no vine de turismo ni de vacaciones, sino por el desafío deportivo. El clima no me preocupa demasiado y mi cabeza está puesta dentro del gimnasio.
 
- Ya conocías el Coliseo, la "catedral del básquetbol chileno"...
 
- Sí, es un lindo estadio. Conozco varios, de distintos lugares y países, y este no tiene nada que envidiarle a ninguno. Entra mucha gente y está a nivel internacional. Estamos cómodos ahí y podemos trabajar bien, que es lo proncipal.
 
- Hay varios desafíos en la temporada que arranca: Liga Saesa, Liga Nacional y Liga Sudamericana. En todos ellos hay grandes expectativas, tanto en el club como por parte de la hinchada...
 
- Lo sé. He seguido la competencia chilena, antes la Dimayor y ahora Liga Nacional. La he podido ver por DirecTV, y ha crecido mucho competitivamente. Es un desafío enfrentar ese torneo, donde hay buen nivel tanto de jugadores nacionales como de los extranjeros. También es un lindo desafío disputar torneos internacionales, así que debemos trabajar para eso. Eso es lo único: trabajar.
 
- Te tocará trabajar a dos bandas en el CDV: como ayudante de Manuel en el primer equipo y también como DT de la sub-17... ¿Cómo lo asumes?
 
- Es otro lindo desafío. A mi me gusta mucho trabajar en la parte técnica y en los fundamentos individuales de los jugadores. Como les dije a los chicos de la sub-17, el objetivo no está puesto en este año ni en el que viene, sino en que de aquí a 3 ó 4 años, para que tengan las herramientas necesarias para jugar en cualquier nivel, ya sea para jugar en primera división o donde les toque, porque no todos pueden jugar a nivel profesional. 
 
Por eso, al menos debemos darles las herramientas para que lo pasen bien al momento de jugar o que no se frustren. Mi objetivo es mejorar la formación y que sean jugadores mas completos, porque no todo es ganar. 
 
- ¿Cómo lo harás para trabajar a dos bandas? Porque no es fácil...
 
- Tiempo siempre hay. Además con Manuel no tendremos mucha diferencia en el trabajo, entre la sub-17 y el primer equipo, porque compartimos una misma filosofía de juego, de básquetbol y de trabajo. Así que no habrá grandes diferencias. Y el tiempo lo tendré disponible para el trabajo, porque serán 24 horas al día, así que dormiremos poco y así habrá más tiempo para trabajar. Esto es así.
 
- ¿Con qué material humano y disposición al trabajo te encontraste en el CDV?
 
- Muy bueno todo, en ambos grupos. Hay mucha disposición al trabajo, mucho respeto y un muy buen grupo humano. Creo que va a ser un muy lindo año, lo vamos a pasar bien, porque de eso se trata también. Esto es un trabajo y la convivencia en un año que es largo es importante. 
 
 
 
-----------------------------------
 Diego Sáez M. - CDVweb
---------------------------------

APOYAN AL CDV











@CDVBasket